Valoración de la Reforma Laboral y expectativas del mercado (I)

Desde que se aprobó el Real Decreto 32/2021, de 28 de diciembre, nos hemos preguntado si está funcionando la última reforma laboral.

Surgen dudas cuando esa Reforma se lleva al terreno práctico y de ahí, algunas cuestiones si tenemos en cuenta que el único objetivo del Gobierno y de la política de contratación es que aparezcan unas estadísticas lustrosas sobre la contratación indefinida, no más.

Pero claro está, habría que analizar si verdaderamente, anquilosando el mercado laboral, estamos creando un tejido productivo efectivo, un mercado de estabilización en la contratación indefinida firme o estamos creando una estructura efímera.

Se plantean dudas respecto a la contratación en el lanzamiento de nueva actividad: una empresa nueva que tiene que sondear el mercado, que no sabe las expectativas a futuro y es obligada a contratar, contratos temporales limitados en el tiempo que, al cabo de seis meses, si se considera actividad imprevisible (¡), hay que hacer indefinido aun cuando se desconozca la trayectoria a futuro, a corto plazo de la empresa. No casa en exceso.

Se juega en demasía con el contrato fijo discontinuo, tipo de contrato favorable y positivo que se adapta a los vaivenes de la productividad y que ha venido funcionando en algunos sectores con éxito, ahora se pretende computar como fijos indefinidos y obligar a las empresas a convertirlos en indefinidos de plantilla sin tener en cuenta las necesidades productivas y de mercado, una vuelta de tuerca inexplicable, que en vez de estimular este tipo de contrato, está asustando al potencial cliente del mismo.

Y a futuro, se habla sobre el encarecimiento del coste del despido, que elevaría la indemnización de 33 a 45 días para los despidos improcedentes (cuantía fijada anterior a la Reforma del 2012).

Descartamos la idea como impulsora de la contratación si bien sí cabría hablar de otras opciones ya analizadas en anteriores Circulares, la mochila austriaca, el control convencional de la indemnización en función de las circunstancias específicas en cada caso, potenciar contratación indefinida, controlar el fraude en la contratación sin penalizar la misma y sin ánimo recaudatorio.

En fin, que hay dudas de la eficacia de la Reforma introducida hace un año o al menos, ésta, no ha dado los frutos deseados.

                                                           Sevilla, 18 noviembre 2022

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s