ALGUNOS SUPUESTOS DE COMPATIBILIDAD CON LA JUBILACION.

Se plantea con cierta frecuencia la cuestión de la compatibilidad de la jubilación con ingresos por actividades económicas simultáneas y siempre quedan dudas al respecto, dudas que también tenemos nosotros y es por lo que hemos querido tratar de esquematizar la situación normativa.

  1. Jubilación y cargos consejeros.

En la actual normativa en materia de jubilación, cabe compatibilizar la pensión de jubilación ordinaria con el cargo de consejero e incluso, de administradores, con algunas limitaciones.

En el caso de ser miembro del órgano de administración de una sociedad mercantil, el jubilado podrá compatibilizar la percepción de la pensión de jubilación con el ejercicio de las facultades inherentes a dicha titularidad jurídica del negocio, pero sin intervenir directamente en la gestión y administración ordinaria de la empresa, la cual debe estar delegada en otro miembro del órgano de administración (consejero ejecutivo) o externamente en un alto directivo (gerente o director general) con poderes generales para administrar, dirigir y contratar sobre todo lo que constituye o forma parte del normal u ordinario giro o tráfico de la empresa.

Así pues, el administrador o consejero no ejecutivo jubilado sólo podrá ejercer las facultades legalmente indelegables, así como orientar y fiscalizar la actuación de aquel en quien delegó sus funciones incompatibles, es decir, del consejero delegado o del alto directivo.

La remuneración o no del cargo de administrador o consejero no supone per se su incompatibilidad o no con la pensión de jubilación. Para ello se debe de acudir a las actividades que el jubilado ejerce, siendo incompatible el percibo de la pensión con el ejercicio de actividades que exigen el alta obligatoria, pues es dicho alta el hecho incompatible con la percepción de la prestación de jubilación.

Ahondando en el hecho de la retribución, ésta podrá existir si bien en conceptos compensatorios de la actividad ejercida (dietas por asistencias, gastos, etc.) pero debiendo evitar cualquier pago periódico pues supone la presunción del ejercicio de funciones indelegables y por lo tanto exige el deber de alta en el régimen de la Seguridad Social que corresponda.

  • Compatibilidad de la pensión de jubilación y Mutualidad.

Para analizar esta posible compatibilidad, debemos de partir del régimen que estableciera la Orden de 18 de enero de 1967, por las que se establecen normas para la aplicación y desarrollo de la prestación por vejez en el RGSS, la cual, en su artículo 16 establecía la compatibilidad de dicha pensión con el ejercicio de cualquier profesión siempre que no supusiera el alta en algún régimen de la SS y sí en Mutualidad.

Por su parte, la Orden TIN/1362/2011 incluyó en su ámbito de aplicación, desde el momento de su publicación, las situaciones del mencionado artículo 16 de la Orden de 18 de enero de 1967, si bien no incluyó aquellos que ya hubieran compatibilizado trabajo y jubilación hasta el momento.

Posteriormente, la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de la Seguridad Social incluyó la compatibilidad en los supuestos en los que el pensionista, cuando ejerciera alguna actividad profesional, no genera por éstas unos ingresos superiores al SMI anual. La Ley 27/2011 supuso la derogación tácita de la Orden TIN/1362/2011 y la recuperación del régimen que venía regulando el régimen de compatibilidad desde 1967.

En enero de 2016, con la entrada en vigor del Real Decreto Legislativo 8/2015 de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, se volvía a regular el régimen de compatibilidad, mediante su artículo 214. por el cual «el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia del pensionista, en los términos regulados.

3.- Conclusiones.

a) El artículo 213 de la LGSS establece la compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo por cuenta propia siempre que no genere ingresos supere al  SMI en cómputo anual.

b) Los artículos 213 y 214 de la LGSS incorporan el contenido del Real Decreto Ley 5/2013 en cuanto a la compatibilidad de la pensión de jubilación en el trabajo por cuenta propia o ajena, disminuyendo la cuantía de la pensión de jubilación al equivalente al 50 por 100 del importe resultante en el reconocimiento inicial, una vez aplicado, si procede, el límite máximo de pensión pública, o del que se esté percibiendo, en el momento de inicio de la compatibilidad con el trabajo, excluido, en todo caso, el complemento por mínimos, cualquiera que sea la jornada laboral o la actividad que realice el pensionista.

c) Los profesionales colegiados ejercientes por cuenta propia se encuentran sujetos al régimen previsto en la Orden Ministerial de 18 de enero de 1967, por establecer dicha salvedad el artículo 1.2. Del Real Decreto Ley 5/2013.

Conforme a dicha Orden, rige la compatibilidad entre la pensión y la realización de actividades por cuenta propia siempre que el trabajo da lugar al alta en una mutualidad alternativa o esté exento de alta en el RETA.

 (*) Fuente: Observatorio de la Justicia. Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.   

Sevilla,  26 de  noviembre de 2021.

Una respuesta a “ALGUNOS SUPUESTOS DE COMPATIBILIDAD CON LA JUBILACION.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s